Linea de tiempo

La construcción de la mayoría de los canales del Valle del Elqui data de tiempos precolombinos, cuando los habitantes comenzaron a realizar trabajos para regadío, que luego fueron perfeccionados por los colonos españoles y por los pequeños agricultores que los utilizan hoy en día para el riego de sus cultivos.
En este período se conformaron las primeras organizaciones de usuarios del recurso hídrico, tras las grandes sequías que asolaron al Valle de Elqui. Durante un periodo crítico de desabastecimiento hídrico, las autoridades emitieron un reglamento provisorio de aguas.
Se emite el reglamento modificado, denominado “Reglamento del Río Coquimbo”.
Se conforma el primer rol del río Elqui propiamente tal, y comienza a aplicarse el término “desmarque” para referirse a la entrega de un porcentaje de agua menor en período de escasez, de manera de asegurar que todos los usuarios reciban lo que les corresponde, de acuerdo con el agua disponible.
Se forma la Asociación de Canalistas del Río Coquimbo, como requisito para la construcción del Embalse La Laguna.
La firma norteamericana Ulen Company, se adjudicó los trabajos de construcción del embalse La Laguna, proyecto diseñado por la Dirección de Riego del Ministerio de Obras Públicas. Esta obra de regadío fue proyectada para almacenar 42.600.000 m3; sin embargo, con el paso de los años y producto de una serie de factores ambientales, su capacidad para embalsar agua ha disminuido a 38.500.000 m3. La obra fue emplazada a 3.130 metros de altura sobre el nivel del mar, en la localidad de La Estancia La Laguna. Este embalse se alimenta del río La Laguna, afluente del río Turbio. Una vez contenida, el agua es liberada para alimentar al río Elqui, del cual la toman los canales derivados.
El Embalse La Laguna es entregado a la organización de usuarios para su explotación y conservación.
Tras lo dispuesto en los artículos N° 166, 263 y 269 del Código de Aguas, la Dirección General de Aguas aprueba la constitución de la Junta de Vigilancia del río Elqui y sus Afluentes, en reemplazo de la Asociación de Canalistas del Río Coquimbo. Mantiene su objetivo de administrar y distribuir las aguas a que tienen por derecho sus miembros y/o accionistas; explotar y conservar las obras de aprovechamiento común.
La construcción del embalse Puclaro se inició el 13 de septiembre de 1996, siendo terminado en el año 2000. Se emplaza en el Valle de Elqui, sobre el antiguo pueblo de Gualliguaica. Con una capacidad de 200 millones de metros cúbicos, esta obra permite dar seguridad de riego a 20.700 ha aproximadamente, lo que significa más que duplicar el área regada antes de la construcción de la represa. El embalse Puclaro abastece el agua necesaria para el riego de los campos del Valle de Elqui, así como el agua potable para las ciudades de La Serena y Coquimbo. Además, permite el desarrollo de disciplinas deportivas a vela como el windsurf y el kitesurf, creándose escuelas de dichos deportes en las localidad de Gualliguaica, ubicada en las orillas del embalse. Existe prohibición de embarcaciones a motor para evitar la contaminación y mantener la calidad del agua.
La Junta de Vigilancia del Río Elqui y sus Afluentes posee bajo su jurisdicción más de 120 canales, los que suman aproximadamente 800 kms de largo, más 23 captaciones en el río por medio de elevación mecánica. Sus accionistas corresponden a 5.288 usuarios aproximadamente. A la fecha existen 88 compuertas automatizadas y con telemetría para lograr mayor eficiencia y equidad en la distribución del agua hacia los canales de riego. En el corto plazo se instalarán 10 nuevas compuertas automatizadas.