Nuestras obras e infraestructura

Desde hace varios siglos (aunque solo desde 1993 con el nombre actual), los usuarios que conforman La Junta de Vigilancia del Río Elqui y sus Afluentes han trabajado para conservar, proteger, administrar y distribuir el agua del Río Elqui. A pesar de los ciclos de sequía extrema que hemos enfrentado en esta región, el buen nivel de trabajo de nuestras organizaciones nos ha permitido asegurar el abastecimiento para agua potable urbana y asegurar que cada usuario reciba el agua que le corresponde, de acuerdo con los recursos disponibles. La labor que desarrolla la Junta de Vigilancia del Río Elqui y sus Afluentes está enfocada en mejorar la eficiencia en la entrega del recurso hídrico, aumentando la disponibilidad para sus usuarios. Para ello, las prioridades son realizar inversiones en infraestructura de control y distribución, aumentar la capacidad de acumulación, gestionar de manera integrada la fuente superficial y la subterránea, reutilizar y buscar nuevas fuentes de abastecimiento. La Junta de Vigilancia del Río Elqui y sus Afluentes posee bajo su jurisdicción más de 120 canales, los que suman aproximadamente 800 kms de largo, 16 captaciones por medio de elevación mecánica. Es responsable de grandes obras de ingeniería, tales como los embalses La Laguna y Puclaro . Tanto los canales, su mantenimiento y operación son financiadas por los propios usuarios, los que desarrollan su trabajo con el liderazgo de dirigentes que asumen la responsabilidad de manera gratuita, buscando el reparto equitativo para el beneficio de todos los habitantes de la cuenca del río Elqui. La JVRE es pionera en la instalación y operación de una hidroeléctrica integrada al embalse Puclaro, que utiliza el movimiento del agua que el propio embalse libera, para generar energía limpia y sin consumir agua: Hidroeléctrica Puclaro. Actualmente, los proyectos de infraestructura que desarrolla la JVRE están orientados a optimizar la gestión del agua disponible, logrando los objetivos trazados por la organización, a través de sus usuarios. Uno de los principales objetivos por los que está trabajando la JVRE es la instalación de compuertas automatizadas FlumeGate, de la empresa australiana Rubicon, en todas las bocatomas de la organización de usuarios. La compuerta FlumeGate incorpora un sistema de medición de caudal, mediante la medición precisa de los niveles de aguas arriba y abajo y la posición de la compuerta. Así, se puede manejar de forma remota un caudal determinado de entrega, pudiéndose realizar varias programaciones incluso durante el día, según sea la demanda requerida de caudal, sin deteriorar la compuerta. La información recibida es de crucial importancia para cumplir con el compromiso de la Junta de Vigilancia del Río Elqui y sus Afluentes de administrar el recurso hídrico en forma eficaz y eficiente, entregando el caudal exacto a sus canales según sus derechos y contribuir con el ahorro y la distribución eficiente de las aguas. Actualmente están instaladas -o en proceso de instalación- 77 compuertas automatizadas a lo largo de la cuenca del río Elqui. Esto significa que aproximadamente el 60% de los canales del río están regulados automáticamente, aportando eficiencia, rapidez y efectividad en la entrega del recurso hídrico a las agrupaciones de canalistas.