Esta iniciativa busca apoyar a los integrantes de la JVRE en el proceso de saneamiento de sus derechos de agua, con la finalidad de suscribir los derechos eventuales del Embalse Puclaro.

Lograr la suscripción efectiva de los derechos eventuales del embalse Puclaro ha sido un proceso lento y complejo, debido principalmente a el alto porcentaje de derechos de aprovechamiento de aguas de la cuenca del río Elqui que presentan diversos problemas de saneamiento y/o regularización.

Es por ello que la JVRE se ha dedicado a la tarea de buscar nuevas opciones que permitan apoyar a sus usuarios para lograr la suscripción de la mayor cantidad posible de derechos eventuales del embalse Puclaro, que actualmente no supera el 43%.

Una de las medidas concretas es el desarrollo de un programa para identificar titulares con problemas de saneamiento y/o regularización de su derecho de aprovechamiento de aguas, diagnosticar su situación y apoyar en la regularización de sus derechos, lo que permitirá concluir con la correcta suscripción de títulos de agua y sus correspondientes derechos eventuales del Embalse Puclaro. Así surge el programa de saneamiento de DAA, cuyo mandante es la Comisión Nacional de Riego.

Durante el lanzamiento del programa, más de 100 usuarios del agua del río Elqui acudieron a una reunión informativa en Paihuano, donde el Coordinador Zonal Norte Chico de la Comisión Nacional de Riego, Halid Daud, puso de relieve la importancia de la iniciativa. “El lanzamiento de este programa es esencial para los usuarios del embalse, ya que este tiene derechos eventuales que tienen que ser traspasados a sus usuarios. Pero para poder hacerlo, antes los regantes deben regularizar los derechos de agua que tienen (…) El objetivo del programa es poder entregar financiamiento y asesoría en este trámite, a los pequeños regantes, a los que tienen menos recursos”, afirmó.

Por su parte, el presidente de la Junta de Vigilancia de Río Elqui, Pelayo Alonso, comentó que este es un programa muy ansiado por los regantes: “Lo que hemos conseguido con la CNR es levantar esta iniciativa que involucra apoyar a los pequeños agricultores para que puedan inscribir debidamente sus acciones, y acto seguido, estén capacitados para suscribir las acciones eventuales del Embalse Puclaro”, aclaró.

El programa tiene una duración de 24 meses y contempla un presupuesto de 190 millones de pesos. “A los que postulen, les explicarán qué deben hacer y se les entregará financiamiento, ya que regularizar un derecho de agua es lento, complejo y caro”, explicó Daud, quien además detalló que el trámite incluye inscripción en el Conservador de Bienes Raíces.

Rodolfo Celis, quien asistió a la reunión informativa, explicó que, si bien tiene las escrituras de los títulos, debe regularizar su situación respecto de los derechos eventuales del embalse Puclaro: “Este programa me parece una buena iniciativa para tener certeza de tener agua y poder regar”, dijo.

La importancia de sanear los títulos de agua

Pelayo Alonso fue enfático en asegurar que el saneamiento y regularización de los derechos de agua es una iniciativa que reporta importantes beneficios: “Las personas tendrán un derecho reconocido e inscrito como corresponde ante el Estado. Los títulos de agua son activos que tienen un valor importante, además les va a dar derecho a acceder a la Ley de Riego, ya que, si una persona no tiene un título regularizado, no puede concursar por los beneficios”, apuntó.

Una ventaja adicional, agregó, es participar y recibir el aporte del Embalse Puclaro. “Hay que recordar que hoy más de un tercio del agua que estamos entregando corresponde al derecho eventual del tranque Puclaro. Hoy los regantes no perciben esto ya que actualmente se entrega agua a todos por igual, la del derecho permanente más el eventual. Pero en algún minuto se va a dejar de entregar el derecho eventual y aquellos regantes que no tengan sus derechos suscritos, dejarán de recibir recurso hídrico”, recalcó el presidente de la JVRE. Asimismo, aseguró que “en un país donde tenemos escasez hídrica, esto puede hacer la diferencia entre poder regar y no poder regar”.

Quienes deseen interiorizarse sobre el alcance del programa, pueden acercarse a las oficinas de la JVRE ubicadas en las instalaciones del Embalse Puclaro. “Los presidentes de los canales reclutan y levantan la información para que la postulación sea más expedita. Nosotros somos intermediarios para el programa, disponemos de la oficina y apoyamos logísticamente”, concluyó.

¿Qué son los derechos eventuales?

En el año 1996 comenzó la construcción del Embalse Puclaro “Intendente Renán Fuentealba Moena”. El Estado subsidió en promedio el 67% de su construcción, con el compromiso de que los usuarios aportarían el resto. El pago de la parte no subsidiada del Embalse se haría a través de la suscripción de derechos eventuales de agua: por cada derecho permanente, corresponde un derecho eventual del Embalse Puclaro. Así, la ansiada seguridad hídrica y equivalencia alícuota de las acciones de agua aumentaría de manera significativa, ya que la operación del Embalse mejora de 35% a 85% la seguridad de riego.

Desde entonces, la sequía ha afectado por igual a todos los usuarios de agua durante los últimos años hasta la fecha, y en ese escenario de permanente escasez hídrica, el Embalse Puclaro, ha sido estratégico en la regulación de la cuenca en conjunto con el embalse La Laguna, siendo fundamental en la seguridad de reparto y en la entrega de agua para los usuarios del río, asegurando además el abastecimiento de agua para consumo en ciudades y otros usos en la cuenca.

Hoy, los usuarios están llamados a honrar el compromiso adquirido hace más de veinte años para lograr la construcción de esta gran obra de ingeniería, símbolo de esperanza y vida para la región de Coquimbo.

Una vez concluido el trabajo de terreno, se concretó el ingreso de los primeros expedientes para regularización. Para ello, la JVRE ha contado con el apoyo de la DGA para las tramitaciones de los expedientes.